Carlos Hope (@carloshopesix)

✒️
Es cierto que tu calor se torna imprescindible, cuando lejos las costumbres de acariciar tu piel como un mendigo, con necesidad y vergüenza, me atacan de uno en uno los deseos.
Y esta urgente manera de soñarte, aún despierto, me desvela de noches, de sueños y de tu sombra decorando las paredes.
Y te imagino por tu calle de adoquines, llevando tu tristeza acostumbrada, caminando por la vida de esa forma en que la magia se te presenta comúnmente.
Sin pensar en mí, ni en nada.
Pero sin pensar en mí.
Es cierto que en la noche está tu nombre, quizás también tu voz y tu mirada. Y ese negro que se desprende de tu pelo y se bebe todo lo que encuentra enlutando sin más el universo.
Y que no puedo dejar de escribirte mis silencios, para que nunca te enteres, para que nunca se hagan voces mis secretos, ni se desangren mis palabras que te nombran, que te invitan, que te llaman.
Y tú despreocupada entre trivialidades; como conseguir el periódico o preparar la cena. Despreocupada de mí y de la vida.
Pero despreocupada de mí.
Es cierto que al amor que nos une pero no nos ata a veces se le caen los suspiros. Que le nacen de cansarse de salvar distancias y sepultar absurdos celos.
Y tú, sin un sueño que germine de tus labios, vas respirando aires y bendiciendo la lluvia que te toca, cansada de los ruidos de la calle, de la gente, del afuera, y del dolor de ser una especie de angel insípidamente terrestre, saludas al futuro con tus ojos de esperanza, inmensos de brillo.
Y el tiempo con sonrisas te da la bienvenida.
Mientras tanto, mis esperas de no verte me suicidan y me desangro en tinta azul como el misterio. En esos momentos me nace pensar que, por suerte, alguna vez podré vestirte de recuerdo.
Y nada más importa. Sólo eso.
Ni el llanto que desborda cuando no te alcanzan mis motivos, que son pocos, ni la misericordia de vernos a los dos fusilando tiempos felices, ni el vino a la mitad que no bebimos, ni el tango que quisimos y no fue, ni hoy, ni ayer, ni para siempre.
Después de todo amor,
porque eso eres,
moriré de olvido
apuñalado por la espalda
de tu ausencia.
#Odra
More...